APRENDER A TOCAR DE OÍDO

Esta es una frase muy extendida en el flamenco, pues la mayoría de los guitarristas actuales, no tiene formación musical reglada (por llamarla de alguna una manera).  Pues bien, en algunos casos es, incluso mejor, no tenerla.

Las barreras del conocimiento

Como decía Machado, se hace camino al andar y aquí tenemos un ejemplo: si vamos por un camino que conocemos, estaremos predispuestos a encontrarnos lo de siempre. Es por eso, que creo, que las mejores falsetas que he compuesto, me encontraron ellas a mí, y no al revés, es decir, no estaba predispuesto andar por un camino ya marcado, si no que aparecieron de repente sin buscar una lógica o camino establecido.

La imaginación no tiene límites

El conocer las cosas, nos ayuda a dar peso o consistencia a algo, pero también nos limita la imaginación.  En alguna ocasión me ha ocurrido, que un alumno sin querer, ha modificado la falseta que le enseñé, (porque se le había olvidado como era o pensaba que era así) Pues bien, al escucharla me ha parecido hasta mejor que mi interpretación, y me he preguntado: ¿Por qué  a mí no se me había ocurrido hacerla de esa manera?

En la mayoría de los casos, es porque nuestra experiencia y conocimiento nos limitan y no vemos que hay otros caminos. Se nos olvida vivir experiencias, porque nuestro cerebro necesita un orden. Cuándo vais al trabajo o a comprar el pan, ¿vais siempre por el mismo camino de todos los días? Seguro que sí, y a lo mejor el otro camino es igual de corto. Pues os invito modificar esto y veréis el día de otra manera.

Conclusión

Yo he estado en los dos bandos, pues empecé aprendiendo de oído y luego me formé, he de decir que esto último me ha ayudado mucho en mi carrera pues ahora comprendo mejor las cosas.

Mi consejo es, que aprendas todo lo que te gusta y que tenga que ver con la música, pero no te marques reglas que te limiten, pues si no te estarás perdiendo unos de los  caminos más bonitos de la música, que es la imprevisibilidad

CURSOS ONLINE