Mejor Barniz para mi Guitarra

Hoy en día, tanto a los guitarristas como a muchos luthiers, no les gusta el barnizado a goma laca; partiendo de que el libro de los gustos no está escrito, voy hablar como guitarrista y como luthier.

En primer lugar, como guitarrista, he decir que el sonido de las guitarras barnizadas a goma laca cambia bastante, es un sonido más potente y cálido, y por el contrario, las guitarras barnizadas con barniz industrial, tienen un sonido más apagado y por lo general son más agudas.

El barniz de una guitarra, barnizada a goma laca es un capa muy fina que apenas afecta al sonido y en las guitarras de barniz industrial sus capas son más gruesas y siempre afecta a la resonancia de la guitarra.

El luthier, tiene que jugar con este grosor y tenerlo en cuenta a la hora de calibrar la guitarra, pues al barnizarla a poliuretano, tiene que quitar grosor a la tapa, pues sabe, que luego el barniz va a apagar el sonido de la tapa. Esto no pasa con la goma laca, pues el barniz, como ya hemos dicho, no afecta al ser capas muy finas.

Hay luthiers, que utilizan las dos técnicas en una misma guitarra, es decir, en la tapa utilizan goma laca y en el resto poliuretano, pero considero que es casi igual, pues la caja de resonancia es muy importante y con los años cada vez le doy más importancia. He realizado numerosas pruebas para demostrar la importancia de la caja de resonancia y cada vez lo tengo más claro, para que una guitarra suene añeja, estas maderas son las causantes, no la tapa. La tapa para mi forma de ver, es la encargada de dar los timbres adecuados y un sonido equilibrado.

Por lo tanto, yo como luthier, soy partidario de gomalaca, ahora bien, ¿Por qué hoy en día casi nadie lo quiere?

Voy a mojarme, porque aplicarlo es más difícil y cansado. Pueden decirnos que se arañan con más facilidad, cosa que es cierta, pero también esos mismos arañazos se reparan con más facilidad y en pocos minutos la guitarra se deja como nueva. ¿Entonces dónde está el problema?

La aplicación de las primeras capas de este barnizado son muy complicadas de aplicar y la mayoría de los luthiers no quiere realizarlo, porque tiene mucho trabajo, pero una guitarra que no esté barnizada con este barniz, pierde todo su encanto y poderío, la verdad es que no me imagino un violín barnizado a poliuretano, siempre la guitarra es maltratada por la industria para construirla y venderla más fácil y que queden más bonitas en los escaparates.

Creo que los guitarristas, deberíamos exigir este barniz y que los luthiers piensen en dar precios especiales, para que estas guitarras puedan llevarse cada año a darles unos repasitos, como una tarifa plana, no sería mal negocio.Al igual, que llevamos el coche a pasar la revisión, porque no, con un instrumento que te da de comer o te hace disfrutar tanto. De esa manera, creo que todos ganamos y lo estoy viendo desde los dos puntos de vista.

Cursos Online de Guitarra Flamenca