Aprender a tocar la guitarra ¿Fácil o Difícil?

Seguro que más de una vez, hemos escuchado a alguien decir, “me gusta la guitarra pero tiene que ser muy difícil” o esta otra frase “yo lo intente pero eso es muy complicado”.

Me imagino, que muchos de vosotros os habréis sentido identificados. Pero la verdadera pregunta es: ¿Que es fácil? y  ¿Qué es difícil? Dónde está el límite de lo uno o lo otro. A mí, por ejemplo, me cuesta mucho trabajo empezar un nuevo libro de lectura, y no creo que tenga que ver nada con ser fácil o difícil, esto tiene que ver más con la pereza.

La Pereza

Aparece cuando necesitamos quitar tiempo de un lado, para ponérselo al otro y además, ese algo, tiene unos objetivos que nos parecen muy largos y fatigosos.

La única manera de combatir la pereza, es con motivación y disciplina, lo primero lo adquirimos, pensando en los beneficios que nos va producir el acto en sí, en este caso, saber tocar la guitarra. Nos tenemos que imaginar, alcanzando el éxito que pretendamos. De esa manera, la motivación, vencerá a la pereza.  

En determinados momentos del aprendizaje, aparecerán las dudas y estas las neutralizamos con la disciplina.

La disciplina

Es la herramienta más poderosa que tenemos para alcanzar el éxito, en todo lo que nos propongamos, todo en la vida tiene un orden, incluso dentro de un caos, hay un orden, pues bien, éste, es el grial de todo en la vida.

Tenemos que marcarnos una disciplina,  como practicar unas horas determinadas y que  sean, al ser posible, en el mismo horario.

Un Caso de éxito

El mejor caso de orden que he visto en un alumno, fue el de una maestra jubilada de 65 años que quería aprender a tocar la guitarra. Supongo que la experiencia en pedagogía, le ayudo mucho para alcanzar su éxito. Esta mujer, tiene unos gustos particulares, le gustaba mucho la guitarra, pero no, el flamenco y tuve que estudiar piezas clásicas para ella.

Cada día, esta alumna aprendía materia nueva y me sorprendía, cómo conseguía tocar con soltura, lo aprendido con anterioridad.

Un día le pregunte, cuál era su método de estudio y me dijo que ella empezaba tocando todos los días lo que ya había aprendido, utilizando unas tarjetitas, donde estaba escrito el nombre del tema aprendido y cada vez que tocaba un tema pasaba la tarjeta al final del motón. Cuando ya había tocado todo lo que sabía, se ponía estudiar lo que estaba aprendiendo esa semana. Me decía, que solo le dedicaba una hora y siempre en el mismo horario.

Esta mujer, dejo de ser mi alumna hace tiempo y no por que estuviera aburrida de la guitarra, si no que ya tenía tanto material, que no le daba tiempo a practicar todo lo aprendido.

Conclusión

Aquí tenemos un caso de éxito, donde la disciplina y la motivación van de la mano, desde entonces, su manera de estudiar, la incorpore a mi método P.E.M.I,  pues pienso que es la mejor manera de aprender algo.

El márcanos un orden o disciplina en nuestro aprendizaje, hará que nos motivemos y que cuando terminemos de estudiar, nos sintamos realizados y contentos, por haber hecho nuestro trabajo diario. Esto para mí, es la clave.

Seguro que más de una vez, hemos escuchado a alguien decir, “me gusta la guitarra pero tiene que ser muy difícil” o esta otra frase “yo lo intente pero eso es muy complicado”. Me imagino, que muchos de vosotros os habréis sentido identificados. Pero la verdadera pregunta es: ¿Que es fácil? y  ¿Qué es difícil? Dónde está el límite de lo uno o lo otro. A mí, por ejemplo, me cuesta mucho trabajo empezar un nuevo libro de lectura, y no creo que tenga que ver nada con ser fácil o difícil, esto tiene que ver más con la pereza.

La Pereza

Aparece cuando necesitamos quitar tiempo de un lado, para ponérselo al otro y además, ese algo, tiene unos objetivos que nos parecen muy largos y fatigosos.

La única manera de combatir la pereza, es con motivación y disciplina, lo primero lo adquirimos, pensando en los beneficios que nos va producir el acto en sí, en este caso, saber tocar la guitarra. Nos tenemos que imaginar, alcanzando el éxito que pretendamos. De esa manera, la motivación, vencerá a la pereza.  

En determinados momentos del aprendizaje, aparecerán las dudas y estas las neutralizamos con la disciplina.

La disciplina

Es la herramienta más poderosa que tenemos para alcanzar el éxito, en todo lo que nos propongamos, todo en la vida tiene un orden, incluso dentro de un caos, hay un orden, pues bien, éste, es el grial de todo en la vida.

Tenemos que marcarnos una disciplina,  como practicar unas horas determinadas y que  sean, al ser posible, en el mismo horario.

Un Caso de éxito

El mejor caso de orden que he visto en un alumno, fue el de una maestra jubilada de 65 años que quería aprender a tocar la guitarra. Supongo que la experiencia en pedagogía, le ayudo mucho para alcanzar su éxito. Esta mujer, tiene unos gustos particulares, le gustaba mucho la guitarra, pero no, el flamenco y tuve que estudiar piezas clásicas para ella.

Cada día, esta alumna aprendía materia nueva y me sorprendía, cómo conseguía tocar con soltura, lo aprendido con anterioridad.

Un día le pregunte, cuál era su método de estudio y me dijo que ella empezaba tocando todos los días lo que ya había aprendido, utilizando unas tarjetitas, donde estaba escrito el nombre del tema aprendido y cada vez que tocaba un tema pasaba la tarjeta al final del motón. Cuando ya había tocado todo lo que sabía, se ponía estudiar lo que estaba aprendiendo esa semana. Me decía, que solo le dedicaba una hora y siempre en el mismo horario.

Esta mujer, dejo de ser mi alumna hace tiempo y no por que estuviera aburrida de la guitarra, si no que ya tenía tanto material, que no le daba tiempo a practicar todo lo aprendido.

Conclusión

Aquí tenemos un caso de éxito, donde la disciplina y la motivación van de la mano, desde entonces, su manera de estudiar, la incorpore a mi método P.E.M.I,  pues pienso que es la mejor manera de aprender algo.

El márcanos un orden o disciplina en nuestro aprendizaje, hará que nos motivemos y que cuando terminemos de estudiar, nos sintamos realizados y contentos, por haber hecho nuestro trabajo diario. Esto para mí, es la clave.

Mátriculate de uno de nuestro Cursos Online.